Buscar en este blog

miércoles, 12 de febrero de 2014

La justicia universal

¿Quien no está a favor de la
Justicia Universal? ¿Quien no va a querer que se juzguén los grandes crímenes sean del país que sean?  Visto así es fácil entonces entender el revuelo que ha causado la intención del gobierno de vetar el derecho a la justicia universal para la audiencia nacional española, con los usuarios de las redes sociales clamando por mantener este gran concepto.

Pero sí bajamos al mundo real, la justicia universal en España, es que un juez de la audiencia nacional dedique muchas horas, mucho dinero y muchos recursos en dictaminar una orden de detención para, por ejemplo, unos ex dirigentes chinos por actuaciones criminales en el Tíbet.  Aparte del cabreo del gobierno chino esa orden no va a conseguir nada más, España no tiene competencias ni autoridad sobre ese país, ni tampoco sobre otras 12 causas que tiene abiertas repartidas por el mundo, de las cuales sólo dos afectan a temas asociados con España.

España no tiene buena imagen en el exterior, es una potencia media aquejada de muchos problemas, con una capacidad de inversión muy limitada que necesita inversión exterior y que necesita venderse fuera, por lo que lo menos que se le puede pedir es prudencia.

Prudencia en juzgar a potencias y personas de otros países cuando hay asuntos de tu propio país que no has solucionado ni juzgado.
Prudencia cuando es uno de los países con mayor corrupción política de todo el mundo.
Y prudencia cuando hay causas judiciales que se retrasan durante años y años sin que los responsables sean condenados si son culpables o absueltos si son inocentes.

¿Que sentido tiene juzgar a tu vecino cuando tu tienes muchos trapos sucios por lavar en casa?

La justicia universal es muy bonita, pero hay que ser coherente. España debe impulsar esta justicia universal en los organismos internacionales competentes en el tratamiento de estos casos, pero un señor de la audiencia nacional no puede pretender juzgar todo lo que ocurra por el mundo. Y debe limitarse (tal y como marca la nueva proposición de ley) a delitos de genocidio o lesa humanidad cuando la causa se dirija contra ciudadanos españoles o ciudadanos extranjeros que residan habitualmente en España o cuya extradición hubiera sido denegada

Por sí alguien no lo conoce, el principio de la justicia universal esta mucho más ajustado a esta definición que plantea la nueva ley, que a la que realizan los jueces españoles: El principio de justicia universal trata de evitar la impunidad de los crímenes cometidos contra la humanidad. Ante estos delitos, cada Estado, como integrante de la Comunidad Internacional y con el objetivo de protegerla debe proceder a juzgar a todo delincuente que detenga en su territorio, cualquiera que sea su nacionalidad y el lugar de ejecución del delito

Por lo que visto todo esto, invito a los jueces de la audiencia nacional que se limiten a estos casos y que en el tiempo libre que les quede trabajen en los casos de corrupción política, seguro que tienen trabajo de sobra y salen en la tele como les gusta.

Estos son los casos sobre justicia universal que tiene abierta la audiencia nacional a fecha de hoy: http://www.elmundo.es/espana/2014/02/11/52fa0daae2704ed9698b4579.html

Nota: artículo escrito íntegramente desde móvil, puede contener faltas ortográficas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Realiza tu comentario libremente pero siempre desde el respeto y con un lenguaje moderado, gracias!