Buscar en este blog

martes, 12 de febrero de 2013

Fernando Alonso y Twitter



Antes de nada… Los que me conocéis o seguís en Twitter sabréis que soy fiel seguidor de la Formula 1 desde hace mucho.  Mucho antes de que Fernando Alonso crease el fenómeno Fan de la Formula 1 en España (para bien y para mal).  Aun así me puedo declarar Alonsista, disfruto mucho más de una carrera cuando compite hasta el final que cuando se sale en la primera curva,  y esto es  un aviso a navegantes, los antialonsistas puede que no estén muy conformes con este artículo.

Alonso es un personaje que durante muchos años ha pecado de ser excesivamente reservado con su vida privada, resultaba tosco y desagradable, antipático.  Los problemas con la prensa e incluso con algunos aficionados eran frecuentes, el piloto acusaba frecuentemente a los medios de mentir, de inventarse historias o de tergiversar sus palabras.  Esto le llevaba a ser cada vez más hermético, su uso de las redes sociales era nula salvo la presencia oficial en un Blog no redactado por el.  Algo que contrastaba notablemente con la entonces su mujer Raquel del Rosario, con gran presencia y actividad en Blogs, Facebook y Twitter.  Apuesto a que Raquel le alentaría en numerosas ocasiones a dar ese salto y cambiar su actitud al respecto.

Pero hace casi un año Fernando Alonso creó una cuenta de Twitter, una cuenta personal que el utiliza y escribe personalmente (que hay muchas cuentas de famosos gestionadas por terceras personas).  Una cuenta en la que empezó de forma tímida pero que le ha servido para descubrir que ese hermetismo no le aportaba nada, y que incluso un piloto de Formula 1 debe tener cierto contacto con sus seguidores.

En este tiempo se ha convertido en el Piloto de F1 activo (y probablemente no activo también) con mas seguidores en Twitter, la gente le ha conocido un poco mejor, y él ha descubierto que contando a la gente donde está, como se divierte, con quien está, como entrena… ha conseguido evitar los conflictos con la prensa y que la opinión general de su forma de ser mejore notablemente.

Aún así todo fenómeno fan desarrolla un fenómeno antifan, es inevitable, y las redes sociales no son una excepción (incluso se hace mas visible).  Por eso este canal, donde incluso contesta a preguntas de sus seguidores directamente, es aún mas importante.  Otros pilotos deberían aprender de este ejemplo, y las marcas que lo patrocinan deberían tomar buena nota y aprovechar estos canales para realizar acciones específicas que seguro que tendrían buena acogida.

Por cierto, uno de los culpables del sentimiento antialonsista es Antonio Lobato y sus comentarios subjetivos y exagerados sobre las virtudes de Alonso, que no se puede ser tan Fan cuando se retransmite una carrera para toda España.  Antonio modérate por favor, y aprende de Alonso sobre como se gestiona una cuenta personal en Twitter, que siendo periodista ya te vale...

Y este es otro ejemplo mas de que hay que saber utilizar la presencia online en todos los ámbitos. No vale con estar, hay que darle contenido, aportar, contestar, participar...  Si no, es mejor no estar.

lunes, 4 de febrero de 2013

La responsabilidad en la red



Desde que el acceso a Internet y a las redes sociales se ha convertido en algo inmediato la información también fluye entre los usuarios con esa inmediatez, para bien y para mal.  Muchos usuarios tenemos acceso a la red desde el trabajo, desde casa, desde el móvil, desde un tablet….  Además todas las herramientas sociales facilitan esta inmediatez, al fin y al cabo de éxito de Twitter se basa principalmente en esto.

Por tanto una noticia nunca ha llegado tan rápido a tanta gente.  Ni ha generado tantas reacciones en tan poco tiempo.  Ni siquiera la televisión o la radio es capaz de transmitir tal volumen de información en tan poco tiempo.

¿Pero que ocurre cuando lo que se comparte no es real? ¿Qué pasa cuando la noticia, el texto o la imagen que estás compartiendo es falsa?  A veces todo queda en una mera broma, una cadena que compartimos con la mejor intención del mundo, como la de ese niño enfermo que ya tendrá 20 años lo menos…  Otros creados con intención de saturar un servicio, como el que decía que cerraban Hotmail y que debíamos enviar 20 correos cada uno para evitar que lo cierren… (aun hoy algún despistado hay que lo reenvía).  Y otros muchos con intención de dañar a una marca (Coca-cola, Actimel, etc.)

Pero hay otros aún peores, creados por error o con la clara intención de dañar a una persona, con graves acusaciones que los usuarios reenviamos y compartimos con total despreocupación sobre si la noticia es real o no, o si incluso estamos cometiendo un delito.  Y esta es la reflexión más importante de todo esto.

Como ejemplo el caso de Alistair McAlpine, un político Inglés al que por error vincularon con un caso de abuso a menores.  Mas de 10.000 personas compartieron esa acusación entre sus contactos y ahora, probablemente de forma exagerada pero comprensible, el Sr. McAlpine ha anunciado su intención de denunciar a las 10.000 personas que difundieron está acusación errónea (ojo, que no se trata de una persona imputada, se trata de una persona que no tenía nada que ver con esa acusación).  Finalmente parece que la denuncia se limitará solo a las personas mas influyentes y que más contribuyeron a que la noticia se expandiera por la red (mas de 500 seguidores), pero el hecho está ahí.  Miles de personas compartiendo una acusación muy grave que distaba mucho de ser real y que pueden tener responsabilidad penal.

No debemos olvidar que la responsabilidad penal para una persona es igual en Internet que en persona, y si acusamos a alguien de algo es aún más grave en Internet, donde dejamos constancia por escrito de ello, que si lo comentamos en la barra del bar con unos amigos.  Y lo mismo cuando contribuimos a distribuir una noticia sobre lo malo que es para la salud un producto.  Y no hablo de dar una opinión personal, donde existe la libertad de expresión, si no de acusar a una persona o producto de algo ilegal, donde ya entra la difamación o calumnia, o simplemente el insulto.

Por tanto, la próxima vez que vayas a compartir una imagen con mensaje, una noticia, o una acusación, antes de compartirla verifica que sea cierta o que al menos confías en la fuente de la noticia.  Evita ante todo insultos o amenazas. Y usa google, la mayoría de las noticias falsas las puedes verificar en 5 sg.

Puedes leer mas info de este caso concreto en el Blog de Enrique Dans