Buscar en este blog

viernes, 6 de febrero de 2009

Y ahora que pasa con los salarios?


Estamos acostumbrados a que los precios suban todos los años, y con ello nuestros salarios. Se supone que esa revisión del salario en base al incrementos de precios de consumo nos protege a los empleados de la perdida de poder adquisitivo... así nos lo han vendido y así lo hemos comprado.

Personalmente hace ya tiempo que creo que el modelo de revisión salarial basado exclusivamente en el IPC tiene muchas lagunas. Lo primero, las propias carencias del sistema de cálculo y su pretensión de ser un indicador válido para calcular el coste de la vida cuando se calcula en base a encuestas, normalmente en las capitales de provincia o poblaciones importantes sobre una "cesta" de la compra previamente definida (491 artículos), no tiene en cuenta factores tan importantes como el coste de la vivienda/hipoteca en propiedad, y es muy poco flexible hacia nuevos productos (por no decir nada), además presupone que todos compramos las mismas cosas y en la misma cantidad.

Una vez tomado esto en consideración está claro que el IPC no es un modelo válido como único sistema para calcular variaciones salariales, además para los convenios normalmente se toma el IPC nacional, cuando hay autonomías donde año a año el IPC sube por encima de la media nacional, como por ejemplo en el Pais Vasco (este año no ha sido una excepción).

Y si esto no es justo para el empleado, ¿lo es para el empresario? Realmente no, el IPC es exclusivamente de consumo, no le afectan los precios de venta entre empresas, ni los costes de materia prima ni tiene ninguna relación con la productividad o los resultados de la empresa... claro que también muchas empresas aumentas las tarifas de sus servicios en base al IPC, una verdadera barbaridad, los precios que cobra una empresa deberían estar ajustados a los costes que tiene + el margen que desea obtener... pero este es otro tema.

Ahora bien, llevamos muchos años en los que el IPC llega a valores bastante altos, y las previsiones del gobierno se quedaban cortas. Estas previsiones son importantes ya que muchos convenios y pensiones se calculan en base a esa previsión, y algunos de esos convenios tienen un ajuste a final de año para compensar un posible crecimiento sobre la previsión... que recordemos era lo habitual. ¿que ha pasado este año? que la previsión era de un 2% y hemos acabado el año con un 1,4%. Eso supone que hay muchas personas que deberan hacer algo inédito, devolver dinero a sus empresas... y claro, eso está generando muchas quejas... con frases como "la empresa está restando capacidad adquisitiva a sus empleados"

Pues no... si el modelo es válido cuando el IPC es del 4%, lo deberá ser también cuando es del 1,4% o cuando lo sea del -2%. Esta claro que en las negociaciones de los convenios venideros aparecerá una clausula para evitar estas situaciones, pero tal vez deberíamos replantearnos este modelo de revisión salarial, y además del IPC incluir otro tipo de variables relacionadas con la evolución de la empresa, de la economía (PIB)...

Y ya sería mucho pedir, pero ¿alguien se ha parado a pensar que aumentar los salarios en base a un % beneficia a los que mas cobran y perjudica a los que menos? Algo tendrían que decir los sindicatos al respecto, ¿no?

1 comentario:

  1. Y volvemos con los sindicatos. No en serio, buena reflexion (y yo creia que solo sabías vender). Pues imagínate como será en BM que tenemos subida de IPC si llegamos al 9% de beneficio, si no se resta !!. Ya nos ha pasado algún año que no hemos tenido subida o IPC -algo. Y te puedo asegurar que los sindicatos estamos en ello.

    ResponderEliminar

Realiza tu comentario libremente pero siempre desde el respeto y con un lenguaje moderado, gracias!